20 abril 2017

Desestabilizando Venezuela

De nuevo el tema Venezuela. De nuevo la oposición sale a la calle dispuesta a todo.

Mi postura sobre este tema sigue siendo la misma: Si usted se considera más a la izquierda que a la derecha puede discrepar del chavismo, no digo que no lo haga, pero no puede pensar igual que la derecha y decir que la solución a los problemas de Venezuela es que gobierne la derecha como gobernó antes de Hugo Chávez, porque aquello sí que era una dictadura [1]. El anti-chavismo no es democrático, es violento y golpista, y su objetivo es aniquilar al chavismo por todos los medios, incluso físicos. Así pues, yo me siento obligado a apoyar al chavismo y a Nicolás Maduro pese a los errores que sin duda habrá tenido, y a la corrupción que sin duda es endémica en Latinoamérica. Porque la alternativa es muchísimo peor, y porque el chavismo ha tenido muchos logros en bienestar de la población que nuestra prensa ha silenciado.

Pero vamos al grano.

Intenten ustedes hacerse una foto para Instagram delante de los anti-disturbios en España

En las elecciones de diciembre de 2015 los anti-chavistas ganaron la mayoría del parlamento. La derecha empezó a decir que había triunfado la democracia por fin, porque si ganan los suyos es democracia y si pierden es dictadura. Los opositores a Maduro trataron de obligarle a dimitir y él se negó, pues las elecciones presidenciales todavía no han llegado y quiere acabar su mandato y volver a presentarse. La derecha volvió a hablar de dictadura.

Luego, ya en 2017, los tribunales cesan a tres parlamentarios (uno chavista, dos anti-chavistas), y la derecha dice que Maduro da un golpe de estado, o sea que antes Venezuela era una democracia y a partir de ahora será una dictadura. Pero luego Maduro pide al tribunal que revise su decisión, con lo que la prensa dice que el golpe da marcha atrás ¿Entonces ha vuelto la democracia? ¡Joder, queremos saberlo!

La oposición convoca marchas que son autorizadas por el gobierno, pero su táctica es desviarse del recorrido pactado para asaltar edificios institucionales o cargar directamente contra el palacio presidencial. Entonces actúa la policía, como en cualquier país.

Y los telediarios españoles se vuelven a cubrir de gloria estos días con las manifestaciones violentas de la oposición. Nos hablan de tres muertos, uno de ellos un policía al que ha disparado un francotirador. Bueno, creo que ahí está claro que el francotirador es de la oposición... ¿Pero qué es de las otras dos personas muertas? ¿También las ha matado la oposición o malvados chavistas como insinúa la prensa de derechas?

Se nos dice que un estudiante, Carlos José Moreno, ha muerto durante una marcha de la oposición. Al rato ha salido su hermano diciendo que no era opositor porque en casa le enseñaron a ser una persona honesta: http://www.panorama.com.ve/sucesos/Hermano-de-Carlos-Jose-Moreno-Iba-a-jugar-futbol-no-estaba-en-la-marcha-20170419-0045.html

La chica que murió, Paola Ramírez, tampoco era opositora. El hombre detenido por su asesinato sí que es opositor, se llama Iván Pernía Dávila y es militante del partido Vente Venezuela. Al parecer disparó a la chica, que volvía de una entrevista de trabajo, desde una ventana de su casa.

Visto lo visto, recuerdo un consejo que escuché una vez: "Cuando no sé qué opinar de un tema miro a ver qué dice el ABC, y yo lo contrario"

Más datos:
http://blogs.publico.es/otrasmiradas/8438/nos-cuentan-la-verdad-sobre-la-violencia-de-las-manifestaciones-en-venezuela/

[1] https://planeta-simio.blogspot.com.es/2017/04/venezuela-del-caracazo-al-golpe-de.html

1 comentario:

Doctor Zayus dijo...

Por cierto, que quien crea que estas manipulaciones de la prensa española son para hacer daño a Podemos y nada más que eso es que no se ha enterado de la película: El objetivo, desde el año 2000, es que cuando haya un golpe de estado que finalmente acabe con el chavismo nadie en España proteste, que a la plebe le parezca algo normal y deseable. Y si de paso cae algo que perjudique a Podemos será un plus, pero no es el objetivo principal. Esto viene de mucho antes.