24 junio 2014

¿Quien produce la cultura popular?


Owen Jones es el joven autor de  Chavs, la demonización de la clase obrera

Los "chavs" (palabra que proviene del idioma gitano, como nuestra palabra "chaval") son el equivalente británico de nuestros "canis", "chonis", y "mascachapas". La tesis de Jones viene a ser que están siendo caricaturizados en los medios como parte de una estrategia de denigración de la clase obrera, de modo que todos queramos identificarnos con la supuesta "clase media", y analiza este descenso al lumpen.

Es cierto que las personas que nos hemos preocupado por tener cultura hemos estado mirando por encima del hombro a este estereotipo de persona. Quizás debemos recordar que sólo son víctimas de unas circunstancias, igual que nosotros lo somos de otras, y que nadie está obligado a sacarse una carrera universitaria. Somos personas de distintas capacidades, intereses, y entornos. Pero al final, en cuanto a clase social, todos somos lo mismo y estamos trabajando por un salario. Somos clase obrera tanto si hemos estudiado teleco como si hemos aprobado la ESO por los pelos.

Tampoco debemos glorificar una clase obrera que es víctima de unos medios de comunicación que la vuelven contra sí misma. Nos lanzan mensajes para que consideremos a un grupo de personas por debajo de nosotros en la escala social y les despreciemos, mientras que queremos ser como los que están por encima de nosotros. A menudo las clases bajas son tan clasistas como las clases altas. En fin, un tema complejo.

No he leído el libro pero sí esta entrevista:

http://www.eldiario.es/cultura/entrevistas/Owen-Jones-empeorado-escribi-Chavs_0_262124428.html

La parte sobre la que quiero hablar es cuando le preguntan "¿Qué pasa con la cultura pop? En el libro se explora cómo el ocio y el entretenimiento parecen haber desaparecido para el chav."

¿Es posible que hace unas décadas fuera normal que chavales de baja estofa triunfasen en la música o en otras artes populares, pero hoy en día esto sea imposible? ¿Que sólo si tus padres son ricos y te mantienen te puedas dedicar a ser artista y producir cultura para las masas?

En tiempos antiguos tuvimos épocas en las que sólo unos pocos sabían leer y escribir, y por tanto la cultura literaria era producida por y para ellos. Salvo excepciones, claro, porque siempre aparece el típico poeta al que le gusta pasar hambre en pos de la gloria.

La impresión que nos da la producción literaria de una época (Imperio Romano, Renacimiento...) es, por tanto, un reflejo de los intereses de las personas de clase superior y no del conjunto de la sociedad. Como escribió Marx:
“Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o , dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual"
Pero también ha existido una cultura popular, cuando ha sido posible. ¿La estamos perdiendo? ¿A partir de ahora los músicos de éxito sólo pueden ser pijos que escriban letras de pijadas? ¿La novela tratará sólo temas burgueses? ¿El cine y las series de TV sólo tendrán guionistas de familias acomodadas? ¿Llevamos ya un par de décadas sufriendo esa situación y no nos estamos dando cuenta?

17 junio 2014

We are the world

En muchos casos, los objetivos que no se pueden lograr mediante las armas se consiguen gracias a la "ayuda alimentaria", proporcionada por los Estados, Naciones Unidas y diferentes ONG, a menudo a ambos lados del conflicto (como en Sudán, Etiopía y Angola), a los refugiados y a las víctimas de las hambrunas causados por las guerras. La ayuda alimentaria se ha convertido en el componente principal de la máquina de guerra neocolonialista contemporánea y de la economía de guerra generada por ella. Por un lado ha justificado el que otras organizaciones además de la Cruz Roja reclamen el derecho a intervenir en áreas de conflicto para proveer ayuda (en 1988 las Naciones Unidas aprobaron una resolución asegurando el derecho de los donantes a enviar ayuda). Con estos mismos argumentos se justificó la intervención militar de EEUU/ONU en Somalia en 1992-1993 (operación "Restaurar la Esperanza").

Pero incluso cuando no va acompañada de tropas, el reparto de "ayuda alimentaria" en situaciones de conflicto siempre supone una forma de intervención política y militar, ya que prolonga la guerra al alimentar a los ejércitos que están combatiendo (a menudo más que a la población civil), y ayuda a la facción más fuerte - la que está mejor equipada y puede aprovecharse de la distribución de alimentos - a ganar. Esto es exactamente lo que sucedió en Sudán y Etiopía durante los años ochenta, cuando, por medio del reparto de "ayuda alimentaria", Estados Unidos, Naciones Unidas y ONG como CARE se convirtieron en protagonistas en las guerras en curso en esos países.

Uno de los ejemplos más atroces de esta transformación de proveedores de ayuda en protagonistas militares es el asesoramiento dado por Estados Unidos y las Naciones Unidas al gobierno etíope en su lucha contra Eritrean People's Liberation Front (Frente Popular de Liberación de Eritrea) y el Tigray People's Liberation Front (Frente Popular de Liberación Tigriña) [EPLF y TPLF en sus siglas en inglés] en 1980. La famosa hambruna de 1984-1985, a la que se dedicó la canción "We are the Children", no fue causada por la sequía, la superpoblación o el uso inadecuado de la tierra como se afirmaba en aquellos días. La verdadera causa fue el desplazamiento forzoso de cientos de miles de personas (durante el cual murieron 50.000), del norte al sur del país, empujados por las numerosas ofensivas que realizó el gobierno etíope contra el EPLF y el TPLF, y por el programa de reasentamiento diseñado por el mismo. La ayuda alimentaria proporcionada por EEUU, la ONU y diversas ONG (que alcanzó la cifra de tres mil millones de dólares entre 1985 y 1988) fue esencial para que el gobierno pudiese mantener la ofensiva armada y su plan de reubicaciones. A través de la cooperación y gracias a la complicidad de EEUU, la ONU y personal de diferentes ONG con el gobierno etíope se pudieron ocultar las causas reales de la hambruna; se ocultó la derivación de alimentos al ejército (la población civil recibió, como mucho, el 15% de la ayuda alimentaria enviada); escondieron el coste humano de los planes de reasentamiento; acompañaron al ejército etíope "para facilitar el acceso a las áreas azotadas por el hambre"; y, además de todo esto, ¡no pararon de quejarse de que sus esfuerzos humanitarios se veían entorpecidos cuando el EPLF y el TPLF recuperaban territorio!

Silvia Federici, "Guerra, globalización y reproducción" (2000)

A veces nos han dicho que hay gobiernos civilizados y ONGs llenas de bondad y candor, que envían alimentos a zonas en conflicto, pero los malvados y corruptos gobiernos tercermundistas se quedan con las ayudas. ¿Y si el plan de estos gobiernos y ONGs no fuese otro que dar esa ayuda a ese gobierno que les está haciendo el trabajo sucio y protegiendo sus intereses económicos en la zona? ¿Sabemos en qué consiste realmente la "ayuda al desarrollo"? ¿Por qué de repente un conflicto aparece en todos los medios de comunicación y salen unos famosos apoyando a la víctimas de Darfur, o del sitio en cuestión, mientras de otros conflictos donde hay ONGs de verdad trabajando durante años no se habla?


03 junio 2014

Tertulianos populistas

Seguro que habéis tenido bastante información o desinformación sobre los resultados de las elecciones europeas. No vamos a abundar en ello. No voy a dar mi opinión sobre Pablo Iglesias y su partido Podemos, pero reconozco que he buscado algunas reacciones de periodistas conservadores y me he podido reír bastante. Y estamos en el mundo para pasarlo lo mejor que Podamos.

El programa de Podemos ha sido calificado de "bolivariano-nazi-bolchevique" por un decano de economía, uno de esos lumbreras que sabe cómo sacarnos de la crisis él solito. La Historia del siglo XX nos enseña que cuando la burguesía se siente amenazada mete dinero para financiar partidos fascistas que protejan sus privilegios. ¿Podría suceder eso a partir de ahora? ¿Están sobreactuando y en realidad no tienen tanto miedo? ¿Si culpan del éxito electoral de Pablo Iglesias a su etapa en las televisiones, por qué no elegir a un tertuliano de derechas para liderar un movimiento populista de derechas?

Vamos a ver quién podría ser el líder populista que necesita la derecha española para pararle los pies a la amenaza comunista masónica reptiliana castrochavista.


Alejo Vidal-Quadras

Vaya, este tertuliano ya tiene su propio partido político, una cosa que se llama Vox y se posiciona a la derecha del PP. Porque el PP se ha vuelto social-demócrata, como todo derechista "pata negra" sabe.

Como su partido ya existe no tenemos que hacer suposiciones sobre su ideología, basta con leer en su web. Nacionalismo español opuesto a los nacionalismos periféricos con los que el PP es demasiado blando, liberalismo económico y lugares comunes copiados a otros partidos, reforzar la "protección de las fronteras", y todo tan parecido al PP que lo que parece es que son unos tránsfugas buscando asegurarse el puestecito y la paguita.

Un punto a su favor es que Don Federico Jiménez Losantos, el gran comunicador de la "derecha sin complejos" y el extremo centro, ha dicho que votó a Vox. Pero no son populistas de derechas, son aburridos y no nos sirven para el objeto de este artículo.


Javier Nart

Caramba, otro tertuliano que también tiene un partido político y no ha parado de salir en las televisiones desde 13tv a la Sexta, con insana fruición. Su partido Ciudadanos es lo mismo que UPyD, o sea un partido de repuesto para mantener el régimen si PP-PSOE pierden votos. Y como son parte del régimen también son aburridos. Se definen como socio-liberales en lo económico (es decir, lo que es el PSOE en la práctica) y tienen mucho nacionalismo español opuesto sobre todo al nacionalismo catalán, donde radica su populismo.

Nart ha cobrado "por error" dinero de Millet (caso Palau) en su cuenta de Suiza. Aún así ha conseguido suficientes votos para ser eurodiputado. Está a favor de las cuchillas en la valla de Melilla, y en general no se distingue de los peperos. ¿Para cuando una coalición PP-PSOE-UPyD-Ciudadanos-Vox?


Enrique de Diego

Es curiosa la fijación que tienen los conservadores con la higiene y llamar "guarros" a sus rivales, como si sólo ellos se duchasen a diario. Enrique de Diego es muy conservador, pero juzguen ustedes si les parece más limpio que un perroflauta y razonen su respuesta en los comentarios a este artículo.

De Diego es un tipo que fue expulsado de Intereconomía y que fundó una "Plataforma de las clases medias" y un mini-partido llamado Regeneración que se sitúan a la derecha del PP, con interesantes tics fascistas y xenófobos al mismo tiempo que "liberales en lo económico". Su definición de "clases medias" era "todo el que cobra un sueldo y vive de su trabajo". Los enemigos de las clases medias eran "casta parasitaria"; políticos, funcionarios, y gente que vive del trabajo de los demás. Ah, aunque no tenga lógica dentro de su definición, el ejército y las fuerzas del orden no serían "funcionarios" sino "clases medias". Es que los necesita para su Alzamiento Nacional, claro.

Su planteamiento, aunque ridiculizable y contradictorio, es lo mejor que ha dado el pensamiento post-franquista hasta la fecha. Plantea una lucha de clases que no tiene nada que ver con el concepto marxista pero copia su lenguaje, del mismo modo que el fascismo italiano copiaba el lenguaje socialista de su época para atraerse a las masas. "Clases medias" contra "la casta", mientras la burguesía sigue gobernando y partiéndose de risa. Populismo de derechas. No diga casta, diga burguesía.

El gran problema de Enrique de Diego es que aparte de ser un escritor con alto grado de confusión mental es un pésimo orador. No podría dar discursos hitlerianos, pues su voz es gangosa y mueve a la risa de los que le escuchan. Su aspecto tampoco ayuda. Yo si fuera banquero no lo financiaría.


Mario Vaquerizo

Se trata del único intelectual que tiene la derecha española. Amigo y admirador de Esperanza Aguirre tanto como de Jiménez Losantos, asiduo a diversos programas de TV, gran orador, y experto en cultura de masas. La mejor opción hasta el momento para fundar un nuevo partido y ser generosamente financiado por la oligarquía económica.

Su aparente apoliticismo se ganará a los desencantados, y su ambigüedad sexual no puede jugar en su contra ya que han sido varios los líderes fascistas europeos con veleidades homoeróticas.


Kiko Rivera

Un chico conservador, que hasta ahora era votante del PP, también asiduo a las televisiones y dotado de un intelecto y una imagen muy superiores a la media de los políticos y tertulianos de derechas. Su experiencia como DJ le capacita para componer una melodía pegadiza para cuando decida fundar su propio partido. Aliado con otras figuras derechistas populistas como Belén Esteban, Rafa Mora, Yola Berrocal, o Kiko Hernández, arrasará en votos.


Javier Cárdenas

Arrasa con populismo y demagogia en su programa de Europa FM. No tiene ni idea de nada, no razona nada, pero lo suelta igual, y eso a la plebe le encanta. Además, no es de izquierdas ni de derechas, como debe ser un partido moderno y actual desde la Falange de José Antonio Primo de Rivera hasta hoy en día.