26 octubre 2013

Hemos descubierto que aquí se espía

En la película Casablanca el gendarme decide cerrar el café de Rick con la excusa de que acaba de descubrir que dentro se juega a la ruleta. En medio del desalojo le dan un fajo de billetes con sus ganancias de la ruleta.

Pues con el espionaje pasa lo mismo. Ahora los "líderes europeos" descubren que la NSA, la CIA, y sus secuaces de Google, Microsoft, Facebook, etc, se dedican a espiar en Europa. A veces hasta leen los correos de los propios "líderes europeos".

Hace unos meses, estos líderes se postraron a los pies de EEUU para detener el avión de Evo Morales, presidente de Bolivia, y registrarlo por si dentro se encontrase el hacker Snowden.

Ahora Snowden les dice que EEUU les espiaba. Pues vale. Toca hacer como si les importase.

Si EEUU es el Imperio, la oligarquía de las provincias conquistadas se pone de parte de los intereses imperiales. Eso ha sido siempre así. Bueno, a veces una parte de la oligarquía local decide que le interesa luchar por la independecia. Hay que tener en cuenta que cuando el botín es abundante todos los depredadores pueden llevarse bien, pero en una situación de crisis no hay botín para todos.

Por lo tanto, las empresas europeas que han financiado las campañas de estos "líderes europeos" pueden temerse que el espionaje vaya contra sus intereses. Así que estos lidercillos tienen que contentar a unos y otros y hacer como que se ofenden mucho por el espionaje.

Porque el espionaje de EEUU no es sólo un tema político o militar, sino empresarial. Se trata de proteger los "intereses" de EEUU en el mundo, y eso significa el dinero, la tecnología, el petróleo, etc. El llamado "complejo militar-industrial". Cuando se reúne el famoso Club Bilderberg no es más que un grupo de intereses económicos de EEUU y de Europa poniéndose de acuerdo para sacar el máximo provecho, y no es de extrañar que inviten a directivos de la OTAN, que es otro invento para tener a los países europeos al servicio de los intereses de EEUU.

Merkel, que vivió en la RDA... La Alemania comunista, donde su partido conservador era legal y votado, donde la Stasi grababa conversaciones telefónicas y aquello era visto como algo terrible... Y ahora la NSA le graba, pero ella rechaza toda comparación con la Stasi porque EEUU es un país aliado y democrático, y siempre es mejor que te espíen ellos.

El caso es que si hubieran grabado las conversaciones de móvil de Rajoy, es posible que la NSA sepa bastante de los tratos con Bárcenas. Y es posible que filtren esos datos a través de "El Mundo". En fin, ya veremos. Seguiremos conspirando. Me imagino a Rajoy llamando al embajador de EEUU para quejarse, y que este le dice "Uy, mira lo que tenemos aquí grabado sobre ti..."

17 octubre 2013

Alarico, rey de los godos

Los godos y los hunos

Los godos eran una gente que venía del sur de Escandinavia y las costas del Báltico, migrando hacia el sur hasta las costas del Mar Negro y la frontera con el Imperio Romano. Durante el siglo III lanzaban incursiones en territorio romano, luego firmaban acuerdos de paz a cambio de oro y ganado... Lo normal en esa época.

Los romanos subcontrataban la defensa del Imperio a tribus bárbaras. Les pagaban y los dejaban en la frontera por si venían otros bárbaros. Lo malo del sistema es que al cabo de un tiempo los aliados querían más dinero y presionaban a base de saqueos.

Los godos se habían dividido en dos ramas: los ostrogodos al este, y los visigodos al oeste. Hacia el año 370 llegaron los hunos, un pueblo nómada asiático capaz de derrotar a los godos con facilidad pasmosa, debido sobre todo a sus arqueros a caballo. Los ostrogodos cayeron los primeros y se vieron obligados a servir a los hunos como aliados.

Los visigodos también fueron derrotados por los hunos pero consiguieron retirarse a territorio romano. Los romanos les dieron un nuevo tratado de alianza y los situaron en terrenos poco poblados al lado del Danubio, para hacer de colchón contra una invasión huna.

En aquellos tiempos debían haber más de 15 millones de habitantes en la parte occidental del Imperio, y más de 23 millones en la oriental. No se sabe cuantos eran los visigodos (quizás un millón contando mujeres y niños, quizás la mitad o menos) pero todo hombre era un guerrero y viajaba en carromatos con una familia que proteger. El obispo Ulfilas empezó a convertir a los godos al cristianismo arriano y escribió una versión de la Biblia en lengua gótica, suprimiendo las partes más violentas.

Los gobernadores romanos se quisieron aprovechar de los godos a base de impuestos altos. Llegó una mala cosecha y una serie de vejaciones por parte de las autoridades, y los refugiados godos se rebelaron. En la batalla de Adrianópolis mataron al emperador Valente (año 378). De paso mataron a tantos legionarios que el sistema de las legiones colapsó, lo que acelero el proceso de privatización del ejército con más subcontratas para los bárbaros.

A partir de entonces se asumió que la caballería era más importante que la infantería, idea que seguiría durante la Edad Media hasta que el arco largo inglés derrotase a la caballería francesa.

Alarico

Nacido en una isla de la desembocadura del Danubio, en el año 370, Alarico debió ser uno de los niños que cruzaron a territorio romano en carromato. De la familia noble de los Baltos, fue nombrado líder de una tribu tras la muerte de su padre Badengaud, con 17 años. Dos años después había obtenido 15 victorias en otras tantas batallas. El obispo arriano Tofilao le bautizó.

La tribu de Alarico sirvió al emperador Teodosio bajo un nuevo tratado, y luchó lealmente a su lado junto a las fuerzas de Estilicón. Pero en la batalla del Río Frígido perdió a la mitad de sus hombres, y no obtuvo las recompensas que esperaba. Tras la muerte de Teodosio en el 395 Alarico se dedicó a reclamar por la fuerza lo que creía que le correspondía, y fue proclamado rey de los visigodos sobre los escudos de sus hombres.

Como atacar las murallas de Constantinopla estaba fuera de sus capacidades se dedicó a hacer correrías por Grecia sin que nadie pudiera detenerlo. En 396 destruyó el templo pagano de Ceres, y los misterios eleusinos llegaron a su fin. Tebas se mantuvo a salvo tras sus murallas, y Atenas fue perdonada por el respeto que inspiraba su historia. Alarico invadió el Peloponeso y pasó el invierno allí. Estilicón atacó el Peloponeso y estuvo a punto de cerrar una trampa mortal sobre los godos, pero Alarico logró escapar.

Arcadio, hijo de Teodosio, nombró a Alarico gobernador de la provincia de Iliria (más o menos por donde ahora está Albania) pero las tierras resultaron ser menos fértiles que las del Danubio y se sintió estafado. El 18 de Noviembre de 401 decidió invadir Italia, lo que llevó a nuevas batallas contra su ex-colega Estilicón, que llegó a capturar a su mujer e hijos en una batalla. Se los devolvió más tarde, y firmaron una alianza, pero Estilicón no pudo hacerla efectiva en el Senado y fue asesinado. Los hombres de Estilicón se pasan al bando de Alarico, el cual acabará en cierto modo vengando al que fuera su rival.

Alarico volvió a atacar Italia para exigir tierras y un cargo militar al servicio del Imperio. Hizo tres sitios sobre Roma, hasta que en el tercero consiguió entrar en la ciudad en el 410. De allí se cuenta que sacó 800 carros cargados de tesoros y a la hermanastra del emperador Honorio como rehén, Gala Placidia (hija de Teodosio y su segunda esposa).


Los planes de Alarico a partir de entonces fueron navegar al norte de África, el granero del Imperio, para seguir saqueando o conseguir tierras para su gente. Eran un ejército nómada buscando una patria donde asentarse, y establecerse como aristocracia militar mientras otros trabajaban para mantenerles. Sin embargo una tormenta destruyó los barcos que habían conseguido, y Alarico murió al poco de unas fiebres, a los 40 años de edad.

No era poco lo que había conseguido en la vida, aparte del saqueo de Roma sus saqueos y batallas habían hecho que los romanos abandonasen la ocupación de Britania y descuidasen las fronteras del Rhin. Los alanos, suevos, y vándalos ya estaban en Hispania.

Entierro y sucesión del rey

Se cuenta que Alarico fue enterrado junto a varios tesoros en un lugar donde nadie pudiera encontrarlo. Unos esclavos romanos con conocimientos de ingeniería desviaron el curso de un río, donde se realizó el enterramiento, y después el río volvió a su cauce y los esclavos fueron asesinados para ocultar lo que sabían. Quizás entre los tesoros enterrados estuviese lo que los romanos habían robado del Templo de Salomón, incluyendo el Arca de la Alianza. Nunca lo sabremos.

Atawulf, hermano de la viuda de Alarico, fue nombrado sucesor. La monarquía entre los godos era "electiva": los nobles nombraban a uno de ellos como rey del mismo modo que los cardenales escogen a uno de ellos como Papa.

El romance surgió entre Atawulf y la cautiva Gala Placidia, de 19 años. Negoció con Honorio una entrega de tierras en Galia a cambio de devolverla, pero luego se quedó con ella y se casaron según el rito romano, en el año 414.

Atawulf se acaba instalando en la actual Barcelona, y tiene un hijo con Gala, al que llaman Teodosio y que podría haber gobernado sobre godos y romanos. Pero el niño muere a los pocos meses.

En el 415 Atawulf es asesinado por un mozo de cuadras. Su hermano Walia está a punto de sucederle, pero Sigerico se hace con el trono durante 7 días en los cuales asesina a seis hijos de Atawulf y obliga a Gala a caminar doce millas delante de su caballo. Los partidarios de Walia asesinan a Sigerico y este se corona rey, devolviendo a Gala a su hermanastro Honorio. Atawulf, antes de morir, había hecho prometer a Walia que la devolvería a la corte de Rávena.

05 octubre 2013

Flavio Estilicón

El Imperio Romano estuvo envuelto en una serie de guerras civiles durante el siglo III, luego llegó Diocleciano a poner orden, llegó Constantino con el cristianismo como religión oficial, y mientras avanzaba el siglo IV los hunos llegaron desde Asia y conquistaron a los pueblos germánicos o los hicieron huir. Al huir se chocaron con los romanos, claro está. Los germanos eran numéricamente muy inferiores a los romanos, pero en su cultura todo hombre estaba obligado a usar las armas, con lo que compensaban su menor número.

El padre de Estilicón era un guerrero de la tribu de los vándalos. Tras perder una guerra contra los godos muchos vándalos pasaron a terrirorio romano y se pusieron al servicio del emperador de turno, en este caso Valente, que moriría más tarde en la famosa batalla de Adrianópolis (año 378).

La madre de Estilicón era romana, y probablemente ambos eran de religión arriana, una forma de cristianismo que negaba la Trinidad, mayoritaria entre los germanos y bastante extendida entre los romanos de esa época. Los emperadores Constantino y Valente habían sido arrianos.

Flavio Estilicón nació en el año 359, y en el 385 (con 26 años) se le entrega el mando de un ejército. Antes de eso había entrado al servicio del emperador Teodosio, tras la muerte de Valente, y fue enviado a Persia como embajador para negociar la partición de Armenia (un estado tapón entre las dos superpotencias). A su regreso casó con Flavia Serena, sobrina adoptiva del emperador, que debía de tenerlo en alta estima para concederle tal honor.

Flavio Estilicón con su esposa y primogénito
Estilicón fue nombrado generalísimo, patricio, y jefe de las milicias. Tuvo tres hijos: Euquerio, María, y Termancia.

Teodosio, por otro lado, en el 380 declaró el credo del Concilio de Nicea (325) como la única religión oficial del Imperio, prohibiendo por tanto la herejía arriana y la antigua religión pagana. Lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que desapareciesen.

La muerte de Teodosio

Flavio Teodosio, sevillano, fue el último emperador en gobernar la totalidad del Imperio. A su muerte en el año 395 el Imperio se divide entre sus dos hijos, Arcadio y Honorio.

Honorio, de 10 años de edad, gobernaría la parte occidental, con Estilicón como tutor. A los 13 o 14 años Honorio se casa con María, hija de Estilicón y de la misma edad.


Mientras tanto, la parte oriental del Imperio es gobernada por Arcadio, de 17 años, y su tutor Rufino. Este Rufino es un político astuto y católico fanático, enemistado con Estilicón, que años atrás había tratado de casar a una de sus hijas con Teodosio.

En el año 392, antes de morir Teodosio, Estilicón había luchado en la batalla del Río Frígido contra el usurpador Eugenio, un romano que defendía el paganismo. Las tropas leales a Teodosio se reforzaron con las de Alarico, rey de los visigodos.

Pues bien, Alarico en 395 rompe sus tratados con los romanos y lanza una incursión contra Tracia. Estilicón trata de detenerlo, pero Tracia está en la parte oriental del Imperio, por lo que Rufino presiona para que Estilicón se retire a Roma pero le ceda parte de sus tropas. En noviembre de 395 Rufino es asesinado por los soldados de Estilicón mientras pasa revista a las tropas, delante del emperador Arcadio. Su cabeza fue paseada por las calles de Constantinopla.

Guerras constantes

Estilicón pensaba que podía utilizar la amenaza de Alarico para unir al Imperio bajo su mando. Se sucedieron las batallas y los triunfos romanos, pero siempre dejaba escapar a Alarico. Su victoria más sonada la consiguió atacando el día de Pascua de 402, cuando Alarico fue tomado por sorpresa al pensar que no podía haber lucha en un día santo.

Estas guerras provocaron que tuviera que llamar a las legiones de Britania, que acabaron abandonando la isla para siempre. También dejaron la frontera del Rín lo bastante desprotegida para la invasión de alanos, suevos, y vándalos, que llegarían hasta Hispania.

En el 406 Estilicón vence a Radagaiso, un caudillo que había invadido Italia. Estilicón sitió a los invasores con trincheras, hasta que el hambre provocó su rendición. Radagaiso fue degollado y los supervivientes vendidos como esclavos. Se dice que el mercado de esclavos colapsó por la cantidad de material en venta.

Flavio Honorio Augusto

La caída

En el 407 fallece su hija María, la emperatriz de occidente, que debía contar 20 años de edad. A principios del año siguiente el emperador fue casado con la otra hija de Estilicón, Termancia.

En el 408, Estilicón, con 48 o 49 años, trata de hacer las paces con Alarico y llegan a un acuerdo económico. Roma pagará a los visigodos para que dejen de saquear sus tierras, un tipo de acuerdo bastante habitual entre romanos y bárbaros. Pero el Senado se opone al tratado. Los enemigos de Estilicón conspiran en su contra, y convencen a Honorio de que planea colocar a su hijo Euquerio como emperador. En mayo del 408 Arcadio había muerto en Constantinopla por causas desconocidas.

Honorio deja Roma y se refugia en Rávena. Estilicón le sigue, pero allí se le nombra enemigo público y huye para refugiarse en una iglesia. Los soldados no podían entrar en suelo sagrado para prenderlo, pero le hacen salir con engaño, y tan pronto cruza la puerta le retiran las insignias militares y lo decapitan. Era el 22 de agosto.

Euquerio huye a Roma, donde también es asesinado. El emperador repudia a Termancia y se la devuelve a su madre. Se desata una purga contra los hombres de confianza de Estilicón, y sus tropas desertan por decenas de miles y se pasan a las filas de Alarico. En septiembre de 408 los visigodos están a las puertas de Roma y Honorio sigue refugiado en Rávena, ciudad que se considera inexpugnable.

Flavia Serena, viuda de Estilicón, es acusada de conspirar con los visigodos y ejecutada. El asedio dura meses y algunos romanos recurren al canibalismo. Alarico consigue entrar en Roma en el 410, gracias a su astucia al infiltrar como esclavos a sus soldados más jóvenes, que luego abrieron una puerta desde dentro mientras su ejército simulaba retirar el asedio. Roma es saqueada durante seis días, causando un grave impacto psicológico en todo el mundo romano. Alarico muere poco después, lo que pudo hacer que en el 452 Atila no se atreviese a entrar en Roma por miedo a una maldición.

Honorio murió en el 423, de un edema pulmonar, a los 38 años. No tuvo descendencia. Rávena se convirtió en la capital de occidente desde entonces. Los visigodos se hicieron con el gobierno de Hispania. Pero eso es otra historia, y será contada en otra ocasión.

01 octubre 2013

Look to Windward, de Iain M. Banks


La Cultura es una utopía anarquista que se extiende por la galaxia. Sus ciudadanos tienen todo lo que desean y son libres de todas las opresiones y problemas contra los que lucharon sus antepasados. Sus vidas no son material para escribir una novela, por lo tanto Iain M. Banks nos lleva a un momento en el que la Cultura ha tratado de ayudar a una especie menos evolucionada y ha fracasado, provocando una guerra.

Los Chelgrians son unos seres peludos, que se alzan sobre tres patas y tienen dos brazos. Descienden de depredadores, y su sociedad sigue un sistema de castas. El intento de la Cultura de acabar con el sistema de castas provocó la guerra, y en la guerra murió Worosei, la esposa de Quilan, quien desde entonces sólo desea la extinción... Porque los Chelgrians guardan su estado mental en un artefacto llamado Soulkeeper, y pueden vivir después de la muerte en un entorno virtual, pero el de Worosei no ha sido encontrado.


Antes de la guerra, el famoso compositor Mahrai Ziller se exilió de la sociedad chelgriana y vive en un orbital de la Cultura llamado Masaq' junto a 50 mil millones de seres. Quilan viajará para pedirle que regrese, pero todos sabemos que tiene una misión secreta aunque él mismo no sabe en qué consiste. Como prevención contra la lectura mental que pueden hacer las Mentes de la Cultura (unos super-computadores) su memoria ha sido borrada selectivamente y la irá recuperando en forma de flashbacks cuando se acerque a su objetivo.

Hay más personajes, como el embajador Kabe o un naturalista perdido en un planetoide artificial, algunas historias cruzadas... Y al fondo de todo está el Hub del orbital, una Mente que luchó en una guerra hace 800 años, y en una batalla en la que dos estrellas estallaron. Ahora la luz de las Novas Gemelas llegará al orbital de Masaq' y el Hub ha encargado a Ziller que componga una sinfonía para tocarla en el momento cumbre del estallido.

La novela trata temas como el exilio, el luto, el suicidio, la búsqueda de emociones en un entorno en el que no existe el peligro, la justificación del asesinato por reglas religiosas o costumbres ancestrales, y la posibilidad de crear un paraíso habitado por simulaciones informáticas de las personas fallecidas.




En cuanto al origen del título, que se podría traducir más o menos como "Mirar a barlovento", está en un poema que debió gustarle al autor. Poema del que sacó otro título: Pensad en Flebas.
"Flebas el Fenicio, muerto hace quince días,
olvidó el chillido de las gaviotas, y el oleaje del mar profundo
y la ganancia y la pérdida.
Una corriente submarina
descarnó sus huesos en susurros. Mientras emergía y caía
él atravesó las etapas de su vejez y juventud
entrando en remolino.

Oh, gentil o judío
que hacéis girar la rueda y miráis a barlovento,
pensad en Flebas, que antaño fue tan alto y hermoso como vos."

Fragmento de "La Tierra yerma", del poeta T. S. Eliot

Ha sido publicada en castellano como "A barlovento". Otras novelas de la Cultura comentadas en este blog:

Pensad en Flebas

Excession

El uso de las armas