19 julio 2017

Gente bien informada

Hace poco volví a escuchar la famosa frase: "Yo me leo varios periódicos y así me hago una idea de lo que ha ocurrido de verdad".

Es una idea bastante extendida, gente que se crée que hay medios de comunicación de varias tendencias, y que todos mienten un poco, pero están seguras de que contrastando noticias de unos medios y de otros sus mentes preclaras podrán distinguir fácilmente la realidad oculta.

Bueno, bueno, bueno, a veces las ideas tan extendidas son erróneas.

Partiendo de los axiomas antes enunciados ("todos mienten un poco") ¿Y si todos los medios cuentan la misma versión sobre algo, todos mienten o todos dicen la verdad? Pues no podemos saberlo.

¿Cómo sabemos que unos medios publican una media verdad y otros publican la otra media? Es absurdo plantearlo ¿Se ponen de acuerdo antes en publicar cada mitad o ya les sale de natural?

¿De verdad hay medios de varias tendencias políticas? Pregunta espinosa. Vivimos en un país en el que hay gente que se crée que el PSOE es un partido de izquierdas y Pedro Sánchez es el Lenin de Tetuán. Es posible que haya gente que se crea que "El País" es de izquierdas, a pesar de haber sido fundado y apoyado en sus inicios por gente venida del franquismo. Hay gente que todavía no sabe que Antena 3 y La Sexta tienen los mismos dueños.

Pero es gente que está muy bien informada. Distingue a los "buenos" de los "malos" como si estuviese viendo una peli de vaqueros.

Otros pensamos que todos los medios dicen lo mismo. Nos dirán que somos algo así como daltónicos mientras que ellos en cambio pueden ver infinitos matices de un mismo color, diferencias abismales entre la mierda de vaca y la mierda de caballo. Los raros somos los que pensamos que todo es mierda. No señor, para ellos hay mierdas que se pueden zampar con toda la alegría del mundo.

"¿Y como distinguir la realidad entonces?", podrían preguntarnos. Y lo malo es que nos costaría explicarles cualquier cosa. Mi método es sencillo, cuando no sepas qué pensar de algo mira a ver lo que dice el enemigo y piensa lo contrario. El enemigo es la prensa. Este chiringuito en el que vivimos se sostiene sólo por la ignorancia de la gente, y la prensa es la culpable de esa ignorancia.

En el famoso mito de la caverna de Platón debía haber gente mirando las sombras y creyendo que no todas le decían la verdad, pero que si combinaba trozos de unas y otras llegaría a la verdad. Y la verdad estaba fuera de la caverna.

28 junio 2017

Dobles raseros

Para que ustedes vean la prevalencia y poder de lo que en un artículo anterior llamamos "Pensamiento único".

Anécdota real. Conversación en el trabajo. Estoy tratando de explicar que el comunismo no prohibe comprar cosas, y como no quiero dar una conferencia me limito a señalar que Karl Marx compraba ropa fabricada por empresas capitalistas. Bien, es un hecho, no una opinión. Me limito a dar un poco de información, no estoy dando una charla ni un mitin. Y Fidel Castro usaba chándals de Adidas.

¿Cual es la reacción? Pues bastante hostilidad. No contra el mensajero, menos mal, pero sí un rechazo frontal al mensaje. De repente saltan de un tema a otro, como andanadas de cañón contra la lógica.

Me gusta comparar estas actitudes con algo que aparece en la película "Matrix": Las personas que están esclavizadas por el Sistema se transforman en Agentes cuando detectan algo que amenaza a Matrix, y pasan a defender al Sistema a muerte. En el mundo real pasa algo parecido en cuanto algo cuestiona la ideología dominante.

De repente, entre un tema y otro, sin centrarse en ninguno, alguien habla de lo mal que están en Cuba y pone como ejemplo:

-Porque allí hay camareros que tienen la carrera de química, y no pueden trabajar en lo que han estudiado y tienen que trabajar de camareros.

Tomen aire después de leer esto. Sin duda ustedes se dan cuenta de que lo mismo ocurre en España, o peor, que el químico ni siquiera ha podido trabajar de camarero en España y se ha tenido que ir a Inglaterra o Alemania para poder trabajar de camarero.

Claro, la persona que lo dijo se acabó dando cuenta de que aquí ocurre lo mismo. Pero lo que quiero señalar es que durante un instante no se dio cuenta. Puso como ejemplo de fracaso del sistema cubano una cosa que se da en todos los países.

Bueno, creo que si nos paramos a pensar un poco nos daremos cuenta de que no puede existir ningún sistema en el que todo el mundo trabaje de lo que ha estudiado. Ni en el capitalismo, ni el socialismo, ni en ningún otro modelo. Vale, está el feudalismo, donde la mayoría de la gente no estudia y asunto arreglado.

Pero lo que quería señalar es que hay un doble rasero para juzgar el éxito. Al socialismo se le considera un fracaso en cuanto surge la mínima dificultad o algo se desvía de una idea utópica que no estaba ni en la cabeza de los que lo teorizaron. En cambio, el capitalismo puede montar guerras y hacer cualquier barbaridad que nunca se le cuestiona.

Volviendo al tema de la ropa y el consumo en general, la mayoría de la gente no sabe que en los países socialistas la gente cobraba un sueldo y se lo gastaba en tiendas. Creo que tienen una idea difusa de que el Estado les llevaba uniformes de color gris a sus casas y una bolsa de papel con las raciones de comida. Hasta me han definido "libertad" como poder elegir entre Coca-Cola y Pepsi. La parodia existe en la realidad. Este nivel de ignoracia es algo buscado y trabajado a fondo.

Y la idea de boicotear empresas... El socialismo consiste en expropiarlas, no en que los consumidores hagan boicots para que cambien sus políticas. El boicot no cuestiona la propiedad. También han habido organizaciones católicas pidiendo el boicot contra un programa de televisión. Es una herramienta de uso común y eficacia limitada.

Otra cosa es que aparezca un piernas diciendo que hay que hacer boicot a Coca-Cola y después se haga una foto bebiéndose una lata. Eso es ser hipócrita, desde luego.

17 junio 2017

El detective Lovecraft

Resulta que existen dos películas (producidas por HBO) sobre el detective Lovecraft. No se trata de una ucronía en la que el escritor se hiciera detective, sino que hay un detective que se llama como él y al que le pasan cosas muy locas porque el mundo se ha vuelto muy loco. Eso sí, en la primera de ellas aparece el famoso "Necronomicón".

Cast a deadly spell (1991)

Traducida como "Hechizo mortal", "Hechizo letal", o "El sello de Satán". El argumento es que en 1948 todo el mundo usa magia, o por lo menos es algo común y bastante aceptado. Lovecraft es un tipo duro, interpretado por Fred Ward, que se niega a usar magia por principios.

El problema de la película es que en ningún momento tenemos claro lo que se puede hacer o no con esa magia. Las cosas van ocurriendo de forma arbitraria, según le de ese día al guionista. Si a ustedes se les hacen complicadas de seguir las deducciones en el cine negro de toda la vida, imaginen que encima todo pasa "porque sí" y no hay realismo ni coherencia. Lo mismo te pueden matar con un montón de papeles que vuelan y hacen cortes, que con unas runas en un mensaje.

El argumento gira en torno a la búsqueda de un libro robado, el Necronomicón, y su uso para hacer una invocación de esas que traen bichos muy gordos que arrasarán el mundo entero. Las escenas finales con bicho tienen una gracia relativa, a descontar de la edad que tenga usted a partir de 12 años. La idea de usar zombis en la construcción tampoco está mal.

Witch Hunt (1994)

Traducida también como "El sello de Satán". Suerte para diferenciarlas. En esta sale Dennis Hopper haciendo de detective Lovecraft, esperemos que con eso se logre distinguir. Posiblemente la interpretó borracho o drogado. Creo que el guionista es el mismo, pero con más secuelas por el abuso de cocaína.

Los efectos especiales tampoco han mejorado. En esta ocasión estamos en los años 50, el protagonista está más viejo y acabado, pero resolverá el caso sin usar la magia. El argumento trata de referenciar la caza de brujas del McCarthysmo, pero con brujería real en vez de comunismo. De nuevo aparece un guardaespaldas zombi y hacen el chiste de que cuando huelen hay que cambiarlos por otro.

La idea de resucitar a Shakespeare para que corrija guiones en Hollywood tampoco está mal, pero son chispas de gracia en un mar de incoherencias. Nunca sabemos cual es el alcance los poderes mágicos de nadie, son caprichos del guionista.

Para resumir: ¿Se puede aconsejar el visionado de alguna de estas obras? No. Sólo los más curtidos podemos hacerlo.

03 junio 2017

Cancionero del político español

Las figuras políticas patrias han inspirado algunos temitas musicales...

Felipe González

Vamos con un clásico:



Lo malo es que la mitad de menores de 40 años no sabrá lo que es la OTAN, y eso que es una organización que sigue en activo. Pero bueno, para que ustedes vean que Felipe Glez. siempre fue de derechas y no se ha hecho así con los años.


José María Aznar




Santiago Carrillo



Este quizás merece una aclaración: Digamos que hay gente que piensa que Carrillo era poco menos que un agente de la CIA y que hizo daño al comunismo.


Alberto Rivera



Vale, podría haber puesto a Verdad MC, los IOSU, o Pablo Hasel, pero he querido hacer el chiste fácil.

21 mayo 2017

El pensamiento único

A finales de los años 90 se hablaba mucho del "pensamiento único" entre la prensa dirigida a lectores más o menos de izquierdas. El concepto venía de un artículo de Ignacio Ramonet escrito en 1995, y venía a definir la vocación hegemónica del liberalismo económico [1]. En 1996 comienza el gobierno de Aznar, en 1997 el de Tony Blair (que abandona el laborismo para abrazar una "Tercera Vía" más liberal), y de esos polvos vienen estos lodos.


Algunos intelectuales se sintieron enfrentados a ese "pensamiento único", pero de eso hace ya veinte años. En este tiempo hemos visto que incluso algunas figuras especialmente cínicas de la derecha han argumentado que el pensamiento único (y por tanto dominante en la sociedad) es el de la izquierda, y ven socialdemocracia por todas partes, con ánimo de combatirla y llevarnos a cotas aún más altas de liberalismo.

Bien, yo lo veo de otra manera y paso a argumentarlo.

La clase dominante en una sociedad es la que posée los medios de producción cultural [2] y por tanto los valores que transmite son los favorables a la clase dominante. Por lo tanto, si fuera cierto que esta oligarquía es neoliberal los valores neoliberales serían transmitidos a toda la sociedad. Y si fueran socialdemócratas, pues lo mismo.

Las personas que dicen "Yo no tengo ideología" son en realidad las más ideologizadas de todas. Toda ideología aspira a ser hegemónica y que sus valores sean vistos como "el sentido común" de modo que no sean cuestionados. Así que cuando una persona crée no tener ideología en realidad ha asumido la ideología dominante [3]. Incluso se puede llegar a definir como "ideología" sólo a lo que se salga de ese consenso, por ejemplo si un gobierno aplica una política "de sentido común" y alguien le replica se dirá que es una crítica ideológica como queriendo decir que está guiada por dogmas absurdos. Como si la decisión de ese gobierno no hubiera sido también ideológica.

Entonces ¿Cual es esa ideología dominante? ¿Es la neoliberal? Pues yo diría que no, o no exactamente. Es obvio que, como decíamos en el artículo anterior, los valores capitalistas liberales están tan asumidos que cuando alguien habla de "parásitos sociales" la gente no va a pensar en Amancio Ortega u otro gran empresario que se enriquece con el trabajo de sus empleados. Pero tampoco se llega al punto de que la gran masa social crea que hay que suprimir el Estado y privatizarlo todo. Entre otras cosas, porque la oligarquía necesita al Estado para ganar dinero. [4]

La ideología que creo dominante en nuestra sociedad es más bien la socioliberal; es decir, la liberal con unos parches a cargo del Estado. No es una palabra nueva, el famoso economista Keynes se definía como socioliberal. Que, por cierto, hoy en día un liberal como Keynes (ni siquiera socialdemócrata) sea reivindicado por los partidos más a la izquierda nos da una idea de cómo se ha derechizado la sociedad en un par de décadas.

Pero no estamos en un sistema de partido único. La oligarquía nos ofrece poder votar a varios partidos socioliberales, cada uno con pequeñas diferencias, para que nos sintamos libres.


Si nos fijamos el Sistema ha sido el mismo en la mayoría de países tenidos por democracias; un turnismo entre dos partidos, a lo Cánovas y Sagasta, que en el fondo respondían a los mismos intereses pero creaban intensos y enconados debates sobre algunos temas: Temas que en realidad no afectaban al Sistema (por ejemplo, permitir el matrimonio homosexual) pero en torno a los cuales habrá jaleo, o temas que afecten al Sistema pero para mejorar su eficacia (por ejemplo, reformas laborales, repartos de subvenciones a la energía, etc.) desde dos puntos de vista un poco diferentes (siendo uno más conservador y otro más progresista, uno más proclive a un sector empresarial y otro más proclive a beneficiar a otro sector).

En la España de los 90 estos partidos turnistas eran el PSOE y el PP. Ambos estaban dispuestos a todo por entrar en la UE y el euro, ambos a tope con la OTAN y la OCDE, pero percibidos como la antítesis uno del otro de cara a la galería. Así cuando el PP de Aznar privatizó Telefónica recibió alguna crítica por parte del PSOE, pero cuando el PSOE volvió a gobernar no sólo no revirtió la situación sino que se planteó nuevas privatizaciones.

Todavía habrá quien crea que el PSOE es muy de izquierdas y el PP es muy de derechas. A ese público creo que no voy a intentar convencerle de otra cosa. Que alguien lo pensara en 2006 puede ser comprensible, pero si alguien lo piensa en 2017 yo lo consideraría irrecuperable. [5]

Pero el resto puede darse cuenta de que PSOE y PP parecen dos tendencias de un mismo partido único, una Gran Coalición de facto. Y que cuando aparecieron UPyD y Ciudadanos ambos partidos se proclamaron como "socioliberales", con lo que en la teoría y en la práctica llegaron para apuntalar el Sistema. El discurso de acabar con el bipartidismo quedará muy bien para los que crean que el Sistema es bueno, o sea la mayoría que ha aceptado el "pensamiento único", y no quieran una ruptura sino una leve rectificación con un cambio de caras.

Hay quien opinaba que en España se estaban haciendo pruebas y ensayos de cosas que luego se aplicarían en otros países. Lo cierto es que en España hemos vivido antes que en Francia el fenómeno de crear un partido de la nada en torno a una figura (Pablo Iglesias, Alberto Rivera), que luego ha funcionado mejor en el país del norte con el socioliberal Macron.

Macron ha sido un repuesto exitoso para mantener el Sistema sin que nada cambie, todo publicitado como un gran cambio pero en realidad rodeado de figuras de la derecha y la supuesta izquierda. Por no hablar de sus apoyos financieros, desde el Club Bilderberg a la banca Rothschild.

Otra cosa que hemos visto en Francia ha sido un intento de repetir la jugada Trump-Brexit. Estamos viendo que en algunos países se han formado dos facciones entre la oligarquía; a un lado los que pretenden seguir con la globalización porque les da beneficios (Clinton), y al otro los que no le están viendo el beneficio y quieren frenar el proceso (Trump).

En Francia se dio la circunstancia de que la segunda vuelta parecía estar entre Fillon y Le Pen. El problema era que tanto Fillon como Le Pen están en el bando de frenar la globalización. Así que la oligarquía globalista lanzó una campaña para hundir a Fillon y de repente apareció Macron como su candidato favorito. Esta vez les ha salido bien la jugada.

En España creo que toda la burguesía está ganando dinero con la globalización, porque nuestra economía es más dependiente del exterior. Así que de momento no veremos cosas raras.

Dicen que hay que dividir al enemigo para vencer. Por primera vez en décadas parece que hay división entre la burguesía global, pero no somos capaces de plantarles cara. Es otro triunfo de ese pensamiento único. Veremos si en el futuro aparecen más grietas por las que colarnos.



[1] En el artículo referenciado:
http://www2.uned.es/ntedu/espanol/master/primero/modulos/tecnologia-y-sociedad/pensamiento-unico.htm
se define el pensamiento único como centrado en el mercado, la privatización, la desregularización, el dominio de la economía sobre todo lo demás, globalización, y retroceso del Estado frente al Mercado.

[2] Karl Marx: “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o, dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante. La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios para la producción espiritual"

[3] La reflexión es de Slavoj Zizek, pero en España nos referimos a esa actitud como "cuñadismo".
Para más reflexiones y más profundas: Žižek. Estrategias del liberalismo para ocultar su carga ideológica

[4] Como ya dijimos en el artículo Liberales en lo económico

[5] Ver artículo De 2006 a 2014